Siempre me resultó curioso la forma de implementar la muerte en la cultura popular mexicana. Hasta la fecha, lo único que conocía de la cultura mexicana y sus mitos era la festividad de los muertos. Mucho más alegre que el Día de los Santos aquí en España. Octavio Paz (premio nobel de literatura y Mexicano) dijo una vez algo así como: el culto a la muerte en México es el culto a la vida.

Y  precisamente es de vida de lo va Mulaka. De vida y de naturaleza, de animales, y de mitos y leyendas mexicanas. Mulaka es un viaje precioso a través de un chamán Tarahumara, que tiene que luchar en una  batalla contra el Terégorí, lo opuesto a la paz. Durante ese viaje, el chamán recorrerá desiertos, valles, pueblos, en busca de la ayuda de seres celestiales que le otorguen poderes con los que luchar contra ese temible demonio Terégorí. Ese viaje hará del hijo de las estrellas -como todos los Tarahumara– un guerrero formidable. Armado con una lanza, y con una visión espectral que le otorga el poder de hablar con los seres que nos dejaron y de localizar objetos y enemigos que otro ser humano no sería capaz de ver, Mulaka emprende un viaje épico.

Hay un trofeo en el juego que menciona abiertamente a The Legend of Zelda. Con esto quiero decir que Lienzo no esconde en ningún momento sus referentes. Mulaka tiene las formas y las maneras de la saga de Nintendo. Y eso no se puede esconder. Pero no sería justo si me quedase ahí. Ya he dicho a que juego se parece, pero Mulaka tiene su propia personalidad. Y basta un primer contacto con el juego para darse cuenta que tiene algo de especial.

Mulaka - Feelings

El estilo lo es todo, también para Mulaka

De estilo minimalista, los escenarios son enormes. No es un juego de mundo abierto, pero la sensación de libertad está ahí en todo momento. La propuesta es ir encontrando unas piedras que ha modo de llave nos den acceso para el combate final con el demonio más importante del escenario, el final boss vaya. Evidentemente, esto es simplificar mucho. Esas “piedras” están escondidas, o no, por esos escenarios enormes que decía antes. Y no contamos con mapa ni tampoco con una brújula. Lo que si que tenemos es una visión espectral que nos facilita mucho las búsqueda y que nos coloca en el escenario los objetos más relevantes.

Sin duda uno de los puntos fuertes de Mulaka es el equilibrio del juego. Hay momentos par luchar, momentos para los puzles y momentos para investigar y perdernos por los bellos escenarios. Ese equilibrio es fundamental ya que no hace que el juego decaiga. Aún así Mulaka no es perfecto. No sé si por falta de tiempo, o por falta de recursos, pero el juego tiene cosas que mejor pulidas, ahora estaríamos hablando de un juego imprescindible. La acción es demasiado simple, los puzles podrían ser más elaborados, el árbol de mejoras debería ser más importante. Pequeñas cosas, que sin llegar a lastrar, hacen de Mulaka un juego terrenal.

Mulaka - Travel

Mulaka, una experiencia para ser vivida

Lienzo ha hecho de esta carta de presentación un juego ejemplar a muchos niveles. El cuidado en el más mínimo de los detalles es impresionante. El Chamán Mulaka podría regenerar vida de muchas maneras. El mundo de los videojuegos tiene ejemplos para dar y tomar. Pero es con aloe que debemos arrancar del escenario con la que nos recuperaremos. Esto tiene sentido si investigamos un poco la cultura Tarahumara. Y esto, es un ejemplo, el juego tiene unos cuantos que merece la pena que descubramos por nosotros mismos.

Quizá lo peor de Mulaka es tomarlo como un juego más, ir a tiro hecho. Incluso si vamos así Mulaka ofrece 5-6 horas tranquilamente. Pero nos dejaríamos una experiencia tan gratificante como especial. Es el mensaje, es la experiencia, es vida, es jugarlo…

Mulaka - Totem

Mulaka, y la imbricación con los Tarahumara actuales

Como conclusión al análisis, cabe destacar que el juego, por si mismo, no es solo un juego. Es todo un recorrido por la amplísima cultura mexicana, un recorrido antropológico totalmente necesario, del que muchos estudios de diversos países deberían tomar ejemplo. El amor, el respeto y las ganas de conocer el pasado y de implicarse con él ha de tener y, de hecho, tiene, ramificaciones hacia el presente. Es por ello que Lienzo, el estudio desarrollador de este bellísimo Mulaka, destinará una parte de las ganancias obtenidas por la venta del juego serán destinadas al fortalecimiento de la cultura y la preservación de la Sierra Tarahumara. En Arctic Games no nos gusta poner notas, pero debemos decir que esta iniciativa es, sin duda, de merecer algo más que un diez sobre diez, es un ejemplo de como hacer las cosas.

Más información

Octavio Paz

Cultura Tarahumara

Lienzo Estudios

Día de los Muertos

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies