God of War nos trae los ecos de batallas épicas, de enemigos casi invencibles; de un héroe a las puertas de sus mayores desafíos. Algo parecido a los unboxing que el compañero Nareox suele dejarnos por aquí. Normalmente es una lucha épica contra un enemigo casi invencible. Es un héroe a las puertas de su mayor desafío. Sí, es lo que estáis pensando, ninguno de los otros habitantes del búnker (ni siquiera uno que conoceréis dentro de poco), es capaz de arrancarle la Edición Coleccionista de God of War de las manos.

Porque es que resulta que aquí en el Ártico a veces el avión de reparto de los paquetes sobrevuela la base y sin previo aviso suelta el bulto a varios cientos de metros de la puerta, si además la nieve lo cubre, lo deja invisible al ojo humano. Imaginaos la lucha titánica de Nareox por hacerse con el mismo. No solo es luchar contra los osos. Es luchar contra Donna que está jugando con los osos.

God of War: La edición homérica

Hasta pasados unos días, en nuestras rondas rutinarias, no tropezamos con él para hacerle el unboxing que se merece. Pero bueno, ya está aquí la edición coleccionista del nuevo renacer de Kratos en PlayStation 4, una edición coleccionista con figura (y qué figura) incluida que representa la nueva aventura del dios de la guerra junto a su hijo Atreus. Veamos que trae.

No os perdáis los artículos de nuestra web que os pondrán al día de su periplo por la familia PlayStation que os hemos preparado. Los tenéis aquí.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies