La primera vez que jugué a un Gekido fue en PS One. Si mal no recuerdo esto debe andar por el  2000, ha llovido un poco desde entonces. Y no es que aquel Gekido pasase a la historia como un título imprescindible, pero si recuerdo que tenía un aire de juego clásico que le hacía irresistible. Un yo contra el barrio de esos de los de antes, antes incluso al 2000. 18 Años después me cruzo con otro Gekido, en este caso con Gekido Kintaro’s Revenge. Y las sensaciones son las mismas: las ganas de jugar a un yo contra el barrio siguen siendo irresistibles.

El problema es que son demasiados años los que han pasado desde entonces. Por el camino la industria del videojuego ha crecido, ha evolucionado. Los juegos no tienen las mismas mecánicas, y obligar al jugador a volver a un sistema mucho más básico al actual no siempre es fácil. Comprendo el factor nostalgia, pero cuando eso no es suficiente es cuando tenemos un problema, y ahí este Gekido cuenta con un problema.

Gekido Kintaro’s Revenge: Yo contra el barrio

La sensación de estar ante un juego de corte clásico es más que evidente, los esfuerzos de Naps Team son evidentes. Y no me refiero solo al estilo gráfico, podemos elegir un fondo de pantalla que hace que estemos ante un televisor antiguo, por ejemplo. Son pequeños detalles que entiendo que van dirigidos a un sector muy especifico. A gente que peinamos canas. A los que crecimos con Final Fight, o Street of Rage. Este Gekido va dirigido a nosotros, a los que intentamos mil veces pasarnos Golden Axe con una vida. Por que este juego es endiabladamente difícil, incluso diría que es tramposo. Hay momentos que recibimos golpes imposibles.

Gekido Kintaro's Revenge - II

Es mi principal queja con el juego. No me quejo de que tengamos solo 5 continues y no exista posibilidad de conseguir más. Comprendo que esto va de ensayo y error, de avanzar cada poquito, de ir cada día más lejos hasta llegar a la meta. Soy de la generación de los 5 duros, así que entiendo esto muy bien. Pero si me resulta bastante tedioso el tener que lidiar con trampas que me pone el juego. Ya digo, es imposible librarnos de golpes que por desgracia no vemos, de melés que se crean de la nada. Al final es un defecto, el más importante. Y perdonar esto es una cuestión muy personal.

Artística y técnicamente…

Aún así Gekido Kintaro’s Revenge tiene virtudes a tener en cuenta para un juego de su estilo. El apartado artístico y técnico tiene bastante mérito. El dibujado entiendo que nos hará más gracia a los veteranos, así como las escenas cinemáticas del juego. La cantidad y variedad de enemigos es hasta sorprendente para bien. Jugablemente bebe de otros títulos míticos: esa carrera que acaba en gancho es puro amor para los nostálgicos. Y es por ahí por donde debe ir el juego. Es puro fan service de una generación. La cuestión es si es juego para todo el mundo. Y ahí no me atrevo a decidirme, pero me costaría trabajo recomendar el título a un publico más joven.

Gekido Kintaro's Revenge - I

Naps Team: Buenas ideas, futuro brillante

Es una pena que en un conjunto, exista solo una cosa que lastre a las demás. De verdad, creo que detrás de este Gekido Kintaro’s Revenge hay un gran esfuerzo de sus desarrolladores. El título tiene cosas que a mi me han gustado muchísimo. Y creo que este debería ser el punto de partida para en un futuro existan más juegos de yo contra el barrio. Por el bien de una generación, debería ser así. Naps Team tienen buenas ideas, y ojalá el futuro les depare buenas oportunidades. A ser posible más ambiciosas, donde puedan mostrar su potencial, tengo la sensación que nos sorprenderemos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies