Jugando a I and Me en Nintendo Switch

[:es]

Me animé a probar I and Me por la movilidad que ofrece Nintendo Switch, por aquello de que te la puedes llevar a cualquier parte y pegarte tus vicios rápidos aquí o allí. I and Me a primera vista no atrae lo más mínimo, al menos para mi. Con la de juegos que ofrecen un acabado visual que te embauca, ¿verdad?…aunque muchos de ellos son eso, sólo gráficos. I and Me propone una forma de jugar diferente, con una base clásica de plataformeo, laberintos y puzles. De ese tipo de propuestas que a lo tonto te enganchan, facilón al principio pero que te va retando poco a poco.

No quiero que con la entradilla que he hecho me entendáis mal, no quiero decir estoy que I and Me “sea la repera en salsa” o “que ha despertado en mi una parte de los videojuegos que no conocía“, nooooo nada de eso.  Es un juego que atrae por su “jugabilidad”, una propuesta …un tanto especial, que funciona de esa manera (que ni bien, ni mal) pero que te va poco a poco como atontando y te lías a pasar pantallas (o a intentarlo) hasta que te das cuenta que has jugado demasiado cuando a través de la puerta del lavabo te preguntan “¿Está todo bien ahí dentro?” y tú con tus partes nobles al aire ni se sabe desde cuando contestas: “sí , sí, ya salgo”

Para quienes no tengáis Nintendo Switch lo tenéis disponible Ratalaika Games también lo distribuye para PC a través de Steam al mismo precio 9,99€, pero la verdad,  a mí no me  atrae como juego de sobremesa, tiene una clara vocación como juego portátil (de pasarte un nivel en lo que uno…), en cualquier tipo de dispositivo portátil, aunque en dispositivos táctiles no creo que funcionase muy bien debido a que requiere de un control muy preciso en muchas ocasiones.

En el juego controlamos a dos personajes, dos adorables y simples gatetes para ser exactos, con un sólo control. ¿Qué quiero decir? Muy sencillo,  que los dos gatos obedecen a la vez a nuestros movimientos y pulsaciones de los controles.  Con un hilo conductor, tan sencillo como: “Descubrimos que tenemos otro yo, que no estamos solos” y vamos aprendiendo, a través de frases que nos aparecen en la pantalla antes de cada fase, que la soledad ha hecho mella en el programador del juego, además de recibir una pista de cual será la tónica en la que se basará el siguiente nivel. Sí, es extraño,  tanto una cosa como la otra, supongo que su autor, Wish Fang,  no lo tuvo fácil para buscar una historia que casase con su juego y con su peculiar forma de jugar.

Como a la antigua usanza en esto de los videojueguillos, el juego está estructurado en 4 fases con un total de 91 niveles  cada uno más difícil que al anterior. Eso es así al menos a partir de la 2 fase, ya que la primera (que son 25 niveles) nos la podríamos tomar como una base para aprender a tomar el control del juego y de las diferentes situaciones que se nos pueden presentar  y que como es obvio poco a poco se complicarán y combinarán para proponernos un reto más y más difícil. Seguro que más de un mal de cabeza os dará resolver alguna de sus situaciones

Para superar cada uno de los niveles y avanzar, debemos llevar a los dos gatetes a dos marcos de fotos que habrá cada nivel que nos encontremos, unas veces juntos otras separados, quien sabe ;-). Los dos gatetes deberán llegar a la vez para que se nos dé por superada la fase. En algunas de las fases nos encontraremos con unos añadidos de dificultad que como reto nos proponen recoger un pergamino (hay 20 pergaminos en total, no los he cogido todos es que el juego te lo dice… 5/20)  que nos obsequiarán con una fantaaaaasticas frases (nótese el cinismo) , que no os aportarán nada especial, pero si sois de aquellos que les duele la barriga cuando dejan atrás un nivel “incompleto” os obligarán a coger para completaros el 100×100 de la “aventura”.

Las pantallas son puzles que deberéis resolver, no hay tiempo límite, podéis tomároslo con calma, es más si os tomáis más tiempo del  que su programador estima como normal, os aparecerá un mensaje que os invitará a pulsar la X para ver una videopista de como superar el entuerto al que os enfrentáis. El control es exigente y preciso y en muchos de los retos a los que os enfrentaréis necesitaréis precisión milimétrica, eso unido a que lleváis a 2 personajes en vez de uno os sacará de vuestras casilllas en más de una, muchas ocasiones. A la dificultad del juego se añade también la casi imposibilidad de superar un nivel a la primera, al menos yo, soy un poco ansias lo reconozco, no lo he conseguido muchas veces. La táctica del ensayo y error  y los nervios de acero es lo único que funciona para ir avanzando. Eso no quita que os sintamos bien al superar o descubrir cuál es el modo de superar el nivel que nos encontramos Tampoco descarto que si sois de tener paciencia, os paséis un rato contemplando la pantalla en la que os encontráis y mentalmente resolver el puzle para realizarlo a la primera.

Cuenta con gráficos hechos a mano, tanto de los personajes del juego como de los paisajes que veremos en él. Pero no os esperéis un arte muy elaborado, es justo,  al igual que sus animaciones,  que  separando las de los gatetetes que son algo más (un poco) elaboradas son justitas, pero si os paráis a pensar que está hecho por una sola persona, el mérito no se lo quita nadie. La música es relajante, nada estridente, nada que nos ayude en momentos críticos a  tirar la consola contra el suelo cuando a uno de nuestros gatos le da por ir donde no queremos y pasar a mejor vida. Los efectos sonoros de todas sus fases son igualmente apacibles. Todos estos apartados técnicos están  ambientados en las 4 estaciones, con sus típicos sonidos y ambientaciones características igual de relajantes.

Su duración es limitada, a vuestro ingenio y paciencia,  así como al número de niveles para superar. Como parte rejugable os queda la posibilidad de recoger todos los pergaminos (si como yo no lo habéis hecho desde el principio) para desbloquear por completo todos los niveles, algunos parecen imposibles. O  el de ofrecer a vuestro amigos o cuñados “listillos” una inocente partidilla para  que os resuelva alguna de las pantallas que más os hizo quemar neuronas a modo de prueba de nivel….Cuidao! que no os la resuelva sin pestañear, ya que quedaréis a la altura del betún.

[:]

Nareox

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto:
Web Statistics